tips reducir talla zapato

6 tips para reducir la talla de zapatos grandes

Reducir la talla de zapatos grandes puede ser un desafío, pero con algunos consejos útiles, es posible lograr un ajuste más cómodo y seguro.

Desde Calzados Amorós, vamos a darte algunas claves necesarias para que tus zapatos calcen siempre perfectos.

¿Cómo reducir la talla de zapatos grandes?

Aunque mantengas tus medidas habituales de calzado, es probable que al recuperar ese par que tanto te encantaba el año pasado, notes que se ha estirado y te queda demasiado holgado. No te sorprendas, esto sucede con más frecuencia de lo que imaginas.

A continuación, te brindamos una serie de sugerencias que puedes adoptar para prevenir este escenario y ajustar tu talla de zapatos de manera sencilla.

1. Plantillas para reducir talla de zapatos

El tipo de plantilla que necesites dependerá de la zona en la que sientas que el zapato te queda más grande y de tus preferencias en cuanto al ajuste. Aquí te presentamos algunas opciones:

  • Media plantilla: si el exceso de espacio se concentra en la zona de la puntera, una media plantilla puede ser la solución adecuada. También puedes recortarla para adaptarla mejor. 
  • Plantillas o protectores de silicona: las plantillas extraíbles pueden reducir hasta una talla y ofrecen un ajuste cómodo al moldearse al pie. Los protectores de silicona para dedos o talones también son muy útiles y aumentan la comodidad.
  • Talonera: es preferible utilizar una talonera en lugar del clásico truco de rellenar el talón con algodón. Puedes encontrarlas prefabricadas en diferentes materiales para adaptarse mejor. 

En cualquiera de estos casos, es recomendable que un zapatero te aplique el producto elegido de manera segura para evitar que se desplace constantemente.

2. Dos calcetines si los zapatos son de invierno

En los meses más fríos, puedes usar dos pares de calcetines para reducir el espacio dentro de los zapatos de invierno. Esto ayuda a llenar el volumen adicional y proporciona un ajuste más ceñido. 

Te recomendamos combinar un par de calcetines de cierto grosor con otro mucho más fino para que nunca pierdas la movilidad y la comodidad necesaria de tus pies.

3. Unas tiras de quita y pon para tus zapatos de verano

Te recomendamos visitar al zapatero para que aplique unas tiras de cuero que prevengan cualquier roce incómodo que pueda causar el zapato, o si lo prefieres, considera utilizar una almohadilla salvamedias que puedas quitar cuando lo desees.

Como medida temporal, puedes adquirir unas tiras de silicona transparente y pegamento de contacto, y colocarlas a medida para resolver la situación de manera provisional antes de optar por una solución más efectiva y duradera.

4. El algodón

Aunque no se recomienda colocar algodón en el talón debido a que puede generar una superficie irregular y poner todo el peso del cuerpo sobre ella, puede resultar útil en la punta del zapato.

Antes de recurrir a esta opción, es preferible utilizar una almohadilla pequeña que resuelva el problema de manera segura, ya que además de ser fácil de colocar, previene rozaduras, desplazamientos y alivia el dolor en la zona metatarsal del pie.

Si buscas una solución rápida para reducir tallas en tus zapatos, puedes introducir pequeñas bolitas de algodón para ganar algo de espacio.

Te recomendamos utilizar discos desmaquillantes circulares del mismo material, que pueden ser recortados por la mitad o moldeados según tus necesidades para una mejor adaptación.

5. Ponle un forro interior a tu par de zapatos

En esta situación, la mejor opción es confiar en un experto para realizar el ajuste, lo cual te ahorrará la necesidad de recurrir a los trucos mencionados anteriormente. Sin embargo, el éxito de esta solución dependerá de la habilidad del profesional seleccionado y del tipo de material utilizado en el forro del calzado.

Este método para reducir el tamaño de zapatos grandes es especialmente adecuado para botas o botines, en comparación con otras opciones como zapatos de tacón o zapatillas deportivas.

6. Dos trucos infalibles si tus zapatos son de cuero

Pon atención a estos consejos y sigue cada paso con cuidado para obtener el resultado deseado, manteniendo siempre la flexibilidad y el ajuste de tus zapatos.

  1. Humedece suavemente los lados y el talón de los zapatos sin mojar la suela. Deja que se sequen al sol o a una distancia segura de una fuente de calor como una chimenea o una estufa.

        Una vez que estén secos, verifica si tienen el tamaño adecuado. Si no es así, repite el proceso y luego limpia los zapatos con una crema especial para proteger la piel.

  1. El truco de la banda elástica es ideal para zapatos de cuero fino y puedes seguir estos pasos:

        Necesitarás una banda elástica, tijeras, hilo del mismo color que los zapatos, una aguja y horquillas para el cabello.

  • Corta un trozo de banda elástica de unos cinco centímetros de ancho y colócalo verticalmente en el talón del zapato, asegurándolo con horquillas.
  • Cose cuidadosamente la banda al talón, asegurándote de que no esté demasiado apretada para facilitar el proceso.
  • Retira las horquillas y verifica si tus zapatos se ajustan mejor a tus pies.

¿Cómo puedes evitar que tus zapatos guardados se deformen?

Si deseas prevenir que tus zapatos guardados se deformen, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Utiliza hormas o rellenos: coloca hormas de zapatos o rellenos específicos dentro de tus zapatos al momento de guardarlos. Las hormas ayudarán a mantener la forma original del calzado, mientras que los rellenos pueden ser útiles para mantener la estructura y evitar pliegues no deseados. 
  • Guarda tus zapatos en posición vertical: evita aplicar tus zapatos uno sobre otro, ya que esto puede provocar deformaciones en la parte superior. En su lugar, guárdalos en posición vertical en un estante o en un organizador de zapatos para mantener su forma intacta. 
  • Usa bolsas de tela o cajas de almacenamiento: almacenar tus zapatos en bolsas de tela transpirables o cajas de almacenamiento especialmente diseñadas puede protegerlos del polvo, la humedad y otros elementos que puedan causar deformaciones. 
  • Evita la exposición a la luz solar directa y el calor excesivo: la luz solar directa y el calor excesivo pueden dañar el material de tus zapatos y provocar deformaciones. Por lo tanto, es importante guardar tus zapatos en un lugar fresco y oscuro, alejados de fuentes de calor como radiadores o estufas. 
  • Alterna el uso de tus zapatos: si tienes varios pares de zapatos similares, intenta alternar su uso en lugar de usar el mismo par todos los días. Esto permitirá que cada par se airee y recupere su forma original entre usos. 

Siguiendo estos consejos simples, puedes mantener tus zapatos en óptimas condiciones y evitar que se deformen mientras están guardados. 

Carrito de compra
Abrir chat
💬 ¿Puedo ayudarte en algo?
💬 ¿Puedo ayudarte en algo?
Ir al contenido