¿Cómo debe ser el calzado infantil?

¿Cómo debe ser el calzado infantil?

En la antesala del nuevo curso escolar, la búsqueda del calzado infantil adecuado se convierte en una tarea prioritaria para muchos padres. 

Esta elección, sin embargo, trasciende más allá de la mera estética o comodidad, ya que durante los primeros años de vida de un niño se establece la base de su pisada y, por ende, la salud futura de sus pies. 

A medida que los pequeños dan sus primeros pasos, surge la interrogante sobre qué tipo de calzado es más conveniente para acompañar este importante hito en su desarrollo. Si bien es cierto que la práctica de caminar descalzo es beneficiosa para fortalecer los músculos y la coordinación motora, no siempre es viable debido a los diversos entornos a los que los niños se enfrentan a diario. Por ello, es esencial conocer cómo debe ser el calzado infantil.

¿Cómo debe ser el calzado infantil? Características

  • Suela flexible: la flexibilidad de la suela permite que los pies se muevan de manera natural al caminar, lo que es crucial para el desarrollo saludable de los músculos y huesos del pie. Una suela flexible permite que los niños sientan el suelo mientras caminan, lo que mejora su equilibrio y coordinación motora.
  • Ligereza: los zapatos livianos facilitan el movimiento y la agilidad de los niños. Un calzado pesado puede dificultar la marcha y causar fatiga prematura en los pies y las piernas. Además, los zapatos ligeros son menos propensos a causar molestias o ampollas en los pies de los niños.
  • Refuerzo en el talón: el refuerzo en el talón proporciona estabilidad y soporte al pie, especialmente durante actividades físicas o juegos activos. Esto ayuda a prevenir lesiones y promueve una pisada más segura y firme.
  • Horma ancha y sin costuras: una horma ancha y sin costuras evita la presión excesiva sobre los pies y reduce el riesgo de rozaduras o irritaciones. Proporciona espacio suficiente para que los dedos se muevan libremente dentro del zapato y permite un ajuste cómodo y seguro.
  • Materiales transpirables: los materiales transpirables permiten la circulación del aire dentro del zapato, lo que ayuda a mantener los pies secos y frescos. Esto es especialmente importante para prevenir el desarrollo de hongos o bacterias, así como para evitar el mal olor en los pies.
  • Evitar heredar calzado: cada niño tiene una pisada única y usar zapatos heredados puede afectar negativamente su desarrollo podológico. Los zapatos desgastados pueden no proporcionar el soporte adecuado y podrían contribuir a problemas de postura o marcha. Es importante proporcionar a cada niño su propio calzado adecuado para garantizar un crecimiento saludable de los pies.
  • Revisar el tamaño regularmente: dado que los pies de los niños crecen rápidamente, es fundamental revisar con regularidad el tamaño del calzado y proporcionarles zapatos que se ajusten correctamente. Un calzado que sea demasiado pequeño puede causar incomodidad y afectar negativamente el desarrollo de los pies, mientras que un calzado demasiado grande puede aumentar el riesgo de tropiezos y caídas.

Beneficios de elegir un buen calzado infantil 

Desarrollo saludable del pie 

Un calzado apropiado para niños proporciona el nivel de apoyo necesario para que los pies crezcan y se desarrollen de manera saludable. Esto es especialmente importante durante los primeros años de vida, cuando los pies están en pleno proceso de formación. Un calzado que se ajusta correctamente y ofrece suficiente espacio para que los dedos se muevan libremente ayuda a prevenir problemas como juanetes, dedos en martillo y deformidades en los pies.

Comodidad y confort

a comodidad es esencial para que los niños puedan disfrutar de sus actividades diarias sin sentir molestias ni dolor en los pies. Un calzado cómodo y bien acolchado protege contra la fricción y las rozaduras, permitiendo que los niños se muevan con libertad y sin restricciones.

Prevención de lesiones

El calzado infantil adecuado está diseñado con características de seguridad que protegen contra lesiones como torceduras de tobillo, caídas y golpes. Las suelas antideslizantes proporcionan tracción en una variedad de superficies, mientras que el soporte en el talón y el arco ayuda a mantener una postura estable y equilibrada.

Promoción de una buena postura

Un calzado que proporciona un buen soporte al arco y al talón contribuye a una postura correcta al caminar y al estar de pie. Esto ayuda a prevenir problemas de espalda y a promover una alineación adecuada de la columna vertebral a medida que los niños crecen.

Prevención de problemas podológicos

El uso de un calzado de calidad desde una edad temprana puede ayudar a prevenir una serie de problemas podológicos comunes, como la fascitis plantar, los callos y los hongos en las uñas. Un calzado bien ajustado y fabricado con materiales transpirables mantiene los pies secos, frescos y libres de irritaciones.

Mejora del rendimiento deportivo

Los zapatos deportivos diseñados específicamente para cada actividad física proporcionan características especializadas que mejoran el rendimiento y reducen el riesgo de lesiones. Estos incluyen una amortiguación adecuada, soporte lateral y una suela con buen agarre que mejora la tracción y la estabilidad durante el ejercicio.

Consejos para elegir el mejor calzado infantil

  • Medir los pies correctamente: antes de comprar zapatos nuevos, es importante medir los pies del niño para asegurarse de que se ajusten correctamente. Se recomienda medir ambos pies, ya que es común que uno sea ligeramente más grande que el otro. Es importante verificar la longitud y el ancho del pie para encontrar el tamaño adecuado.
  • Priorizar la comodidad: la comodidad es clave al elegir calzado infantil. Busca zapatos que estén hechos con materiales suaves y flexibles que se adapten al pie del niño sin apretar ni causar rozaduras. Además, asegúrate de que los zapatos tengan suficiente amortiguación en la suela para proporcionar comodidad al caminar y correr.
  • Optar por suelas flexibles: las suelas flexibles permiten que los pies del niño se muevan de forma natural mientras caminan o corren. Esto es importante para el desarrollo saludable de los pies y ayuda a prevenir problemas como juanetes o dedos en martillo. Evita las suelas demasiado rígidas que limiten el movimiento del pie.
  • Buscar buen soporte: aunque es importante que las suelas sean flexibles, también es fundamental que proporcionen un buen soporte para el arco y el talón del pie. Esto ayuda a mantener una postura adecuada y reduce el riesgo de lesiones, especialmente durante actividades físicas o deportivas.
  • Asegurar un ajuste adecuado: los zapatos deben ajustarse correctamente al pie del niño, con espacio suficiente para que los dedos se muevan libremente. Verifica que haya al menos medio centímetro de espacio entre el dedo más largo y la punta del zapato. Además, asegúrate de que el calzado sujete bien el talón para evitar que el pie se deslice hacia adelante al caminar.
  • Considerar la actividad: ten en cuenta la actividad para la que se utilizarán los zapatos. Por ejemplo, para deportes específicos como el fútbol o el baloncesto, es importante elegir calzado deportivo adecuado que proporcione el soporte y la tracción necesarios. Para el uso diario, busca zapatos que sean versátiles, duraderos y cómodos.
Carrito de compra
Abrir chat
💬 ¿Puedo ayudarte en algo?
💬 ¿Puedo ayudarte en algo?
Ir al contenido