atarse los cordones

¿Cómo enseñar a los niños a atarse los cordones?

Aprender a atarse los cordones de los zapatos es un hito importante en el desarrollo de un niño. No solo es una habilidad práctica que les permitirá ser más independientes en su vida diaria, sino que también les brinda una sensación de logro y autonomía. 

En este artículo, exploraremos paso a paso cómo enseñar a los niños a atarse sus cordones de zapatos de manera fácil y divertida. ¡Sigue leyendo para descubrir todos los consejos y trucos!

Importancia de enseñar a un niño a atarse los cordones

Enseñar a un niño a atarse los cordones es una habilidad fundamental que va más allá de simplemente mantener sus zapatos en su lugar. Aquí hay algunas razones clave sobre la importancia de enseñar esta habilidad:

  • Autonomía: aprender a atarse los cordones les brinda a los niños una sensación de independencia y autonomía. Les permite realizar una tarea importante por sí mismos, lo que contribuye a su desarrollo de autoconfianza y autoestima.
  • Seguridad: atarse los cordones correctamente ayuda a evitar tropezones y caídas al mantener los zapatos ajustados y seguros en los pies. Esto es especialmente importante para actividades físicas y deportivas donde la estabilidad y el equilibrio son fundamentales.
  • Habilidades motoras: la acción de atar los cordones implica una serie de movimientos que ayudan a desarrollar la coordinación mano-ojo y las habilidades motoras finas de los niños. Estas habilidades son cruciales para otras actividades cotidianas y para el éxito académico en la escuela.
  • Responsabilidad: aprender a atarse los cordones enseña a los niños sobre la importancia de cuidar sus pertenencias y ser responsables de su propio cuidado personal. Les ayuda a entender que hay tareas que deben realizar para mantenerse seguros y organizados.
  • Preparación para el futuro: atarse los cordones es una habilidad práctica que los niños utilizarán a lo largo de su vida. Les prepara para situaciones cotidianas y futuras en las que necesitarán ser capaces de cuidar de sí mismos, como en la escuela, en el trabajo y en la vida diaria en general.

Edad a la que un niño debe aprender a atarse los cordones

La edad a la que un niño debe aprender a atarse los cordones puede variar dependiendo de varios factores, como el desarrollo motor y la coordinación mano-ojo de cada niño. En general, muchos niños comienzan a mostrar interés en aprender esta habilidad entre los 4 y 6 años de edad. A esta edad, los niños suelen tener la destreza manual suficiente para manipular los cordones y seguir instrucciones simples.

Sin embargo, es importante recordar que cada niño es único y puede desarrollarse a su propio ritmo. Algunos niños pueden estar listos para aprender a atar los cordones antes de los 4 años, mientras que otros pueden necesitar más tiempo y práctica. Lo más importante es estar atento a las señales de interés y preparación por parte del niño, y proporcionarles el apoyo y la guía necesarios cuando estén listos para aprender esta habilidad.

Cómo enseñar a atarse los cordones a tus hijos: sigue estos consejos

Enseña paso a paso

Para que el pequeño de la casa pueda aprender a atarse los cordones hay una clave fundamental: tiene que verlo. Empaparse visualmente de lo que hay que hacer es una de las mejores maneras para que pueda aprender.

Lo primero es estar frente al niño para que nos pueda ver bien, y después hay que explicar paso a paso todo lo que vamos a hacer. No vale solo con enseñarlo de forma visual.

Debes hacer cada paso de forma lenta y clara para que él pueda ir siguiendo el proceso. Lo más importante es no agobiarse, puede que no lo entienda a la primera, pero con explicaciones y conceptos lo irás consiguiendo. Además, si quieres atraer su atención puedes hacerlo con canciones y así convertirlo en un juego.

Usa herramientas de aprendizaje

Hay herramientas que se pueden usar para poder ir añadiéndolas al día a día y que el niño las acepte como algo normal que sucede en su rutina.

  • Tarjetas ilustrativas: las tarjetas con dibujos que vayan explicando el paso a paso pueden ser una gran opción. Para que el niño se las quiera llevar a todos lados y las quiera ver una y otra vez, puedes diseñarlas para que tengan a sus personajes favoritos en la historia.
  • Vídeos tutoriales: ver a otros niños puede ser una buena manera de que ellos entiendan que es una tarea que pueden conseguir hacer. En Internet, hay diferentes vídeos para que puedas escoger el que mejor se adapta al momento de aprendizaje en el que estáis.
  • Juguetes especiales: hay juguetes interactivos que están diseñados para esta tarea en concreto. Como hemos dicho, si le gusta jugar con ellos en su día a día y lo ve como un rato divertido practicará mucho más.

Practica con objetos grandes antes de los zapatos

Hay objetos con los que puede practicar antes de llegar a los zapatos.

  • Tablas de cordones gigantes: con una caja de pañuelos y un cordón puedes hacer un gran zapato en el que pueda practicar.
  • Cartulinas: solo haciendo unos agujeros y colocando los cordones puedes conseguir que practiquen a diario en diferentes cartulinas de colores.

Apuesta por técnicas simples 

Existen varios métodos para enseñar a atarse los cordones, pero uno de los más efectivos es el método de «orejas de conejo». Para comenzar, sigue estos pasos:

  • Coloca el zapato en una superficie plana y pide al niño que se siente frente a él.
  • Explica que los cordones son como dos orejas de conejo que quieren entrar en su madriguera.
  • Con una mano, sostén el extremo del cordón izquierdo y el extremo del cordón derecho.
  • Con la otra mano, haz un bucle con el cordón izquierdo, como formando una oreja de conejo.
  • Sujeta el bucle con el pulgar y el dedo índice.
  • Luego, cruza el cordón derecho sobre el bucle y pasa el extremo del cordón derecho por debajo del bucle y a través del agujero que se formó.
  • Tira de los dos extremos de los cordones para apretar el nudo.
  • Repite el proceso del otro lado, haciendo un bucle con el cordón derecho y cruzando el cordón izquierdo sobre él.

Práctica y repetición

La práctica constante es clave para dominar la habilidad de atarse los cordones. Anima al niño a practicar regularmente y elogia sus esfuerzos y logros. Puedes hacer juegos o actividades que involucren atar y desatar cordones para hacer el proceso más divertido y motivador.

Recuerda el refuerzo positivo

El refuerzo positivo es fundamental en el aprendizaje, hay que fomentarlo a diario. Además, la práctica regular hará que el niño entienda lo que es la constancia y que pueda valorar los resultados por su esfuerzo.

Para poder motivar al pequeño puedes dejar que él vaya controlando su avance poco a poco. También vete cambiando los métodos para que no se aburra y así podáis celebrar juntos cada paso al que consiga llegar.

Aprender de una forma lúdica y positiva es la mejor manera de hacerlo. Con estos métodos que hemos comentado el niño no se olvidará de la enseñanza que se le está dando. No lo dudes, enseña a tu pequeño la mejor forma posible para que aprender sea algo que quiera hacer por él mismo.

Carrito de compra
Abrir chat
💬 ¿Puedo ayudarte en algo?
💬 ¿Puedo ayudarte en algo?
Ir al contenido